Valores

Los valores que nos representan como organización son:

– Calidad
– Innovación
– Participación
– Respeto
– Proactividad
– Responsabilidad social
– Trabajo en equipo

Visión

Ser un referente de educación con calidad y propósitos en las áreas de finanzas, administración, gerencia, valores y educación emocional para contribuir en el desarrollo de individuos conscientes de la realidad y activos en las decisiones a tomar en su entorno.

Misión

Nuestra misión es crear experiencias de aprendizajes presenciales y virtuales para todas aquellas personas que deseen compartir temas de finanzas, administración, gerencia, valores y educación emocional con el fin de apoyar su conocimiento integral en las áreas del ser y hacer.

Finanzas para niños: las 4 claves

  1. Sé creativo para incentivarlos al ahorro. Conoce los gustos y preferencias de tus hijos para que estos sean los objetivos a conseguir cuando se trata de ahorrar. Para tal fin, pasa tiempo con él y realicen actividades juntos.
  2. Utiliza una tarjeta prepagada para enseñarle cómo manejar un presupuesto. Semanalmente puedes agregar dinero para gastos de juguetes, antojos u otros gastos.
  3. Pídele que guarde sus recibos o apunte sus gastos. Aconséjale que tenga registro de sus gastos para que de esta manera sepa identificar entre lo necesario y lo irrelevante.
  4. Enséñale que el ahorro brinda independencia, planificación y libertad. Cuéntale los beneficios de ahorrar y ser inteligente con las finanzas personales y de saber tomar decisiones correctas sobre el dinero.

Finanzas para niños: Tips para ahorrar

  1. Aprovecha los momentos en familia. Tómate cinco minutos durante el desayuno, almuerzo o cena para conversar sobre la importancia de las finanzas. Todos los integrantes de la familia deben estar informados.
  2. Idea un sistema de metas y recompensas. Premia a tu mejor hijo cuando llegue a la meta de ahorro trazada y aconséjale cuando no lo logre. De este modo, se puede armar una lista de incentivos que lo motiven a seguir ahorrando de manera inteligente.
  3. No te quejes de dinero. Evita hacer comentarios negativos que tengan que ver con dinero. Si lo haces estarás dándole una sobre importancia que puede terminar en comportamientos avaros, mezquinos o derrochadores por parte de tus hijos.

La importancia de dar dinero a los hijos

Si eres un padre o madre que intenta proteger a sus hijos del “cruel” mundo del dinero, las cuentas, tus finanzas, la economía o el trabajo, estás cometiendo un grave error y esta columna es para ti. Los estudios sugieren que existe una abrumadora diferencia en la comprensión del mundo económico y financiero entre niños de estrato socioeconómico alto y bajo, que impacta de manera directa su futura sanidad financiera. Esto es responsabilidad tuya. Lee y pon en práctica los siguientes consejos y atrévete a enseñar a tu hijo desde temprano a ser un pequeño inversionista.

La economía y las finanzas son disciplinas simples y cualquier economista puede confirmarlo. Todo lo increíblemente complejo que puedas estudiar en un Doctorado de las mejores universidades del mundo, se rige por principios generales que podrías aprender en un primer dìa de clases en introducción a la economía. Para los niños es exactamente lo mismo y son más entusiastas que nosotros los adultos, para ellos no hay límites.

Al contrario de lo que creemos, los niños son agentes activos en la construcción de la realidad que recogen/cuestionan todos los eventos relacionados al intercambio y la satisfacción de necesidades. Ellos no esperan a que les expliquen, sino que crean sus propias conclusiones si la información no es provista de manera explícita. Este interés natural puede ser beneficioso o perjudicial, dado que podría estar sacando las conclusiones incorrectas. Por ejemplo, a temprana edad los niños creen que el dinero sale de los cajeros automáticos e introducir la tarjeta es un “ritual” para solicitarlo al “duende que vive dentro”. Si no le explicas que el dinero sale directamente de tu cuenta corriente y que es fruto de la remuneración por tu trabajo, no tiene cómo saber que el dinero es un recurso limitado que debe distribuirse con sabiduría. Los niños completan la realidad con su mundo de fantasías.

Una manera probada, inteligente y natural de empezar a involucrar a tus hijos en el mundo del dinero es dar mesada. Bastante evidencia de psicología económica confirma este hábito como uno que forma disciplina y responsabilidad financiera en los niños. En Europa y los países Nórdicos son bastante comunes las campañas de esta índole en colegios. La edad ideal para comenzar varía de los 4 a 8 años dependiendo del estudio.

A la mayoría de los padres les resulta difícil mantener esta disciplina dado que el niño tiende a fallar las primeras semanas e incluso meses, esto es natural. Por esta razón, el método consiste en más que solo entregar un monto de dinero y delegarle de manera independiente su cuidado. Arma un presupuesto junto a él que sea simple y entretenido.Por ejemplo, si parte del dinero considera comprar colación para el colegio, calcula junto a él los gastos día por día, sumando cada monto de manera que entienda en detalle porqué se lo estás dando y cuál es la esperanza de gasto diario o semanal. Parte con “mesada” cada 3 días, luego “semanada” e incrementando. En este proceso van a surgir muchas preguntas y te recomiendo contestarles lentamente y con paciencia. Crea en conjunto con él y cada tres días revisen juntos en que se ha gastado y cuánto queda en su “cajita del banco”. Con paciencia y perseverancia aprenderá a regular sus deseos, planificar sus gastos y tu, a controlar la ansiedad de creer que le puede estar faltando algo por gastar anticipadamente su mesada.

Más adelante te invitaré a incluir incentivos variables, a crear metas de corto y largo plazo para su ahorro y a transformarlo en un pequeño inversionista.

Cortesia de yo uso bien mi dinero

Los padres pueden ser protagonistas: La economía es la felicidad de los niños

Pocas áreas de la vida tienen tal importancia como la económica y financiera. El popular dicho “el dinero no hace la felicidad” y la sensación pecaminosa que tiene el dinero en sí, hacen de este tema uno complejo de hablar sin caer en la auto-considerada superficialidad, materialismo o avaricia. Culturalmente, Latinoamérica enfrenta el duro desafío del estigma hacia el dinero, y al no hacernos cargo cómo protagonistas de este cambio, estamos condenando a nuestros hijos a vivir como analfabetos financieros.

En esta y una serie de columnas más, explicaré la importancia de Educación Financiera y una guía paso a paso de cómo enseñar a niños sobre finanzas y economía, aunque no sepas ni entiendas de este mundo.

Nadie entiende de Finanzas y Economía, siendo una materia tan importante. El manejo del dinero es un proceso que intermedia casi todas nuestras interacciones, día a día por el resto de nuestras vidas y no hay política pública que promueva a nivel generalizado esta formación. El mito dice: “el dinero no hace la felicidad”, sin embargo, y paradójicamente, existe una abrumadora correlación entre los países más felices del World Happiness Report (WHR) y el nivel de Ingreso per cápita.

En encuestas declaramos que el factor más importante para nuestra felicidad es la calidad de nuestras relaciones personales de tipo familiar y amistades. ¿Es posible afirmar entonces que en Togo, Burundi, Syria, Benín, Ruanda y Afganistán, los países con la peor calificación en el WHR, la gente es mala amiga y sus familias desunidas, y que además, por mera coincidencia son los países más pobres del mundo? Por ningún motivo, pero sí es posible afirmar que el ingreso está absolutamente relacionado e intermedia a la mayoría de las otras áreas de la vida como salud, educación, seguridad y asistencia social, que sí tienen un alto impacto en el bienestar de la población.

A pesar de parecer obvio, y si no la evidencia lo comprueba, no hay un responsable de Educación Financiera y Económica en nuestro, ni prácticamente ningún país. Si nos preguntamos por qué los colegios no imparten Educación Financiera, la respuesta es simple:Los profesores no saben de finanzas y enseñarles resulta tremendamente difícil dado la abrumadora sobrecarga de trabajo con la que viven.

Además, por grupo profesional, son de los más endeudados y desde el principio de su formación en el colegio hasta el final de su carrera universitaria, no estudian ningún curso de Economía o Finanzas. Es por esta razón, y muchas otras, que es tan complejo enfrentar el desafío de la Educación Financiera como cambio generacional. Ni los padres ni los hijos saben, por lo tanto no hay enseñanza multidireccional de estas materias, lo que perpetúa el ciclo del analfabetismo financiero y por tanto la esperanza de Pobreza.

Las 10 Cualidades de un Director de Proyectos

Entré a la reunión un poco tarde, mientras hacía un recorrido visual para encontrar alguna silla disponible, me abría paso en el salón. Casi que simultáneamente, veía a todos concentrados en los papeles de estudio que habían sido cuidadosamente distribuidos a los asistentes. Eso me esmeró a ser más prolijo para entrar y no interrumpir tal grado de concentración que mucho se asemejaba al monasterio Taktsang en Bután, uno de los más sagrados del budismo. Esto me hizo recordar el programa que había visto en Natgeo, la semana anterior sobre monasterios budistas.

El único que levantó la cabeza para mirarme y hacer un gesto de disgusto con su rostro mientras miraba su viejo y ordinario Rolex fue Ralph. Ah! El gruñón de Ralph.  “! Alfonso, has llegado tarde otra vez ¡”- con acento norteamericano maltrató algo nuestro idioma – “¿Hora colombiana?”. No pude ocultar mi desagrado. Era acertada su crítica, pero sentía que pateaba una nación junto con mi trasero. Ralph tenía razón, una reunión de seguimiento al proyecto, con unas 20 personas, llevaba 15 minutos de retraso esperando por que el cliente llegara. Y lo peor no fue eso, yo era el primero de los colombianos que llegaba a la reunión. Después de mí, llegaron Armando, Jorge, Jaime y otros más. Mastiqué mi orgullo, con un poco de rabia y tomé un sorbo de paciencia. Aun así, raspó un poco mi garganta cuando me tragué la situación. La reunión inició, pero era evidente que buscaríamos la mejor oportunidad para devolverle el “cariñito” a Ralph apenas encontrara algún desvío en los indicadores del proyecto. La oportunidad para mi dulce venganza

Finanzas para niños: 3 consejos prácticos para promover el ahorro

Se recomienda a los padres de familia ahorrar junto a sus hijos, comentarles sobre la importancia del ahorro, trazarse metas, desarrollar propuestas creativas para incentivarlo, entre otros.

La educación financiera es básica para la toma de buenas decisiones, y en los niños les puede ayudar a lograr sus objetivos a base de esfuerzo, ahorro y disciplina.

  1. Predica con el ejemplo. Cuéntale a tus hijos sobre las metas y objetivos que alcanzaste a través del ahorro y la buena administración del dinero. Esto los va a inspirar para seguir el mismo camino.
  2. Ahorra con tu menor hijo. Abran una cuenta de ahorros juntos y depositen dinero a la vez. Así, le enseñas los conceptos de solidaridad, honestidad y trabajo en equipo.
  3. Utiliza sus juguetes y dales valor. Si tu niño es muy pequeño para ahorrar, entonces utiliza sus juguetes y dales un valor monetario. Empieza por la regla del trueque para que pueda entender el concepto de intercambio monetario.